• MateyCiencia

El nombre de los números naturales hasta el 999.999.999.999


Para conocer el nombre de todos los números naturales del 0 al 999.999.999.999 basta aprender solo 30 nombres, incluidos los de los dígitos, y saber cómo combinarlos.


Los nombres de los números en el intervalo del 0 al 9.

La historia de las matemáticas registra una gran variedad de sistemas de numeración con ayuda de los cuales distintas civilizaciones han buscado disponer de una forma simple y eficaz de representar cantidades. A lo largo de los siglos poco a poco se ha ido imponiendo el sistema de numeración que conocemos y que hoy se utiliza prácticamente en todo el mundo. Tuvo su origen en India hace unos 1.500 años y se expandió hacia Europa y el resto del mundo principalmente a partir de los siglos XII o XIII.


Este sistema de numeración utiliza 10 símbolos, que conocemos bajo el nombre de dígitos:

0, 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8 y 9. La combinación de los 10 dígitos permite disponer de una cantidad infinita de números, de modo que podemos expresar cualquier cantidad, por grande que sea, utilizando únicamente estos 10 símbolos, porque el símbolo de todos los números naturales es siempre una yuxtaposición de dígitos. En esta yuxtaposición, el orden es determinante: no es lo mismo 23 que 32.


Recordemos que los números naturales son aquellos que utilizamos para contar objetos o personas. En los números naturales no están incluidos los números decimales, ni las fracciones, ni los números negativos. Solo los números enteros positivos.


Los símbolos, los nombres y la secuencia de los dígitos son arbitrarios y están dados socialmente. Su aprendizaje solo puede basarse en la simple memorización.


Dado que todo el sistema de numeración está basado en los dígitos, resulta fundamental que los niños y niñas lleguen a dominar la identificación de cada símbolo, su asociación con el correspondiente nombre y su orden en la secuencia numérica.


Hoy día prácticamente en todo el mundo se utilizan los mismos símbolos para representar los números naturales, lo que facilita enormemente la comunicación y el intercambio de información. Desgraciadamente no ocurre lo mismo con los nombres de los números. Pero no hay que desanimarse, no es necesario aprender un nuevo nombre para cada uno de los números naturales, lo que sería una tarea imposible.


A diferencia de lo que sucede con los dígitos, el aprendizaje del nombre de los números mayores de 10 ya no descansa solo en la simple memorización: con excepción de unos pocos casos, el nombre se construye.

Haremos un recuento de los nombres que deberíamos aprender. Desde luego, hay que aprender el nombre de cada uno de los dígitos: “cero”, “uno”, “dos”, “tres”, “cuatro”, “cinco”, “seis”, “siete”, “ocho” y “nueve”. Se trata de diez nombres y con ellos llegamos hasta el 9.



Los nombres de los números en el intervalo del 10 al 99.

Después vienen otros seis nombres nuevos: “diez”, “once”, “doce”, “trece”, “catorce” y “quince”. Los siguientes cuatro nombres se construyen con el prefijo dieci- seguido del nombre de los dígitos 6, 7, 8 y 9: “dieciséis”, “diecisiete”, “dieciocho” y “diecinueve”. Es decir, en ellos no hay ningún nombre nuevo sólo el empleo del prefijo dieci- que tiene una clara explicación: es simplemente la contracción de “diez y...”.

Esto se debe a que 16 = 10 + 6, 17 = 10 + 7, 18 = 10 + 8 y 19 = 10 + 9.

Luego, hay que aprender ocho nuevos nombres: “veinte”, “treinta”, “cuarenta”, “cincuenta”, “sesenta”, “setenta”, “ochenta” y “noventa”. Los nombres de los números entre 21 y 29 se construyen con el prefijo veinti- seguido del dígito que ocupa el lugar de las unidades: “veintiuno”, “veintidós”, “veintitrés”, etc. Los nombres de números entre 31 y 39 se construyen con la frase “treinta y” seguida del dígito que ocupa el lugar de las unidades: “treinta y uno”, “treinta y dos”, “treinta y tres”, etc. Los nombres de los números siguientes hasta el 99 se construyen en forma similar: “cuarenta y uno”, “cuarenta y dos”, “cuarenta y tres”, y así sucesivamente.


Resumiendo, podemos decir que, para llegar hasta el nombre del 99, hemos necesitado aprender solo 24 nombres.


Los nombres de los números en el intervalo del 100 al 999.

Necesitamos ahora un nombre para el número que viene después del 99. Ese número es el 100: “cien”. Los nombres que siguen se construyen con el prefijo ciento- seguido del nombre de los respectivos números del 1 al 99: “ciento uno”, “ciento dos”, “ciento tres”, etc.

El nombre de los que siguen después de 199 incluyen la cantidad de cientos: “doscientos”, “trescientos”, “cuatrocientos”, etc. Una excepción es el “quinientos” que debería haberse llamado “cincocientos” y pequeñas variaciones en el caso del “setecientos” que debería haberse llamado “sietecientos” y del “novecientos” que debería haberse llamado “nuevecientos”. En cuanto a los números intermedios, a la cantidad de cientos basta agregar el nombre de los correspondientes números del 1 al 99. Así, por ejemplo, el 428 se lee “cuatrocientos veintiocho”, el 777 se lee “setecientos setenta y siete”, etc.


De acuerdo con esto, para ir del 100 al 999, hemos necesitado solo cuatro nuevos nombres: “cien”, “quinientos”, “setecientos” y “novecientos”.


Siguiendo con el intervalo del 1.000 al 999.999.

A partir del 999, basta una palabra nueva: “mil” para poder construir el nombre de todos los números hasta el 999.999.


En este caso, los nombres de los números comienzan con la cantidad de miles correspondientes y luego se agragan los nombres de los números que ya se conocen. Por ejemplo, el número 5.382 se lee cinco mil trescientos ochenta y dos, el número 24.109 se lee veinticuatro mil ciento nueve; el número 850.025 se lee ochocientos cincuenta mil veinticinco, el número 165.008 se lee ciento sesenta y cinco mil ocho. Lo único nuevo es la palabra mil.


Finalizando con el intervalo que va del 999.999 al 999.999.999.999

El paso siguiente es otra palabra nueva: “millón” o el plural “millones”. Con ellos es posible llegar hasta el número 999.999.999.999.


Aquí se comienza diciendo la cantidad de millones seguido del nombre del número de seis cifras que corresponde. Así, por ejemplo, el número 1.297.458 se lee: un millón doscientos noventa y siete mil cuatrocientos cincuenta y ocho; el número 108.000.213 se lee ciento ocho millones doscientos trece; el número 427.116.000.003 se lee cuatrocientos veintisiete mil ciento dieciséis millones tres.

De esta forma el aprendizaje de ámbitos numéricos cada vez más amplios no debe basarse en la memorización sino fundamentalmente en la comprensión de la lógica de construcción empleada en cada caso.


Resumen final

Basta aprender 30 nombres para poder construir el nombre de todos los números naturales desde el 0 hasta el 999.999.999.999. ¿Qué les parece?


Logo Mate y ciencia.png